Select Page

Aquí puede descargar la lección en pdf.

Se dice que el desarrollo del carácter es la obra más importante que jamás haya sido confiada a los seres humanos. Durante la siguiente hora exploraremos tanto nuestro privilegio como nuestra responsabilidad de asemejarnos al carácter de Cristo. Acompáñenos en esta poderosa hora de renovación personal mientras el Pastor Stephen Wallace nos lleva “De Gloria en Gloria”.

Sigamos avanzando. Estamos viendo de cerca el papel de la voluntad en vencer la tentación. Estamos estudiando meticulosamente la excelente ilustración de Santiago de cómo la tentación se convierte en pecado. {St 1:12-15} Santiago usa algo del reino natural, es decir, el dar a luz, para ilustrar lo que tiene lugar en el reino espiritual, es decir, cómo la tentación se convierte en pecado. El favor que Santiago nos ha hecho es que ilustra una verdad abstracta, intangible, espiritual, con una verdad concreta, tangible, física; y podemos aprender mucho si prestamos cuidadosa atención a la ilustración, y tratamos de determinar la equivalencia espiritual de cada etapa del proceso natural del nacimiento. Estuvimos tratando de hacer eso. Hemos identificado cinco etapas del proceso de la tentación. Alguno de ustedes déme ánimo y dígame cuáles son esas cinco etapas.

Número uno, ¿qué? Seducción. ¿Quién está seduciendo a quién? El viejo hombre está seduciendo a “Wilma”, ¿y quién es Wilma? – la voluntad, el poder que gobierna en la casa que soy yo. {SC 47.1} Ella maneja la casa, pero ella misma está bajo la autoridad de un esposo. ¿Quién es su esposo natural? -el viejo hombre, la carne, {Rom 6:6} y ella es una esclava indefensa y sumisa de sus pasiones tiránicas, de sus deseos y apetitos. Ella está atada a él, atada por la ley ¿hasta cuándo? {Rom 7:2} Hasta que la muerte los separe. El único lugar en que el viejo hombre muere es al pie de la cruz. ¿Amén? …al pie de la cruz, y cuando aceptamos por la fe la muerte de Cristo al pecado como propia, podemos considerarnos muertos ciertamente al pecado. {Rom 6:11} Consideren muerto al viejo hombre y Wilma será libre; será viuda. Pero por favor no la hagan permanecer viuda.

¿Qué es lo que deben decir también al pie de la cruz cuando dicen “yo muero” al viejo hombre? ¿Qué es lo que también deben decir? “Sí, quiero” a Jesús. “Sí, quiero” entrar en el más sagrado de los matrimonios contigo, Señor Jesús. Someto a Ti mi voluntad sin reservas. Ella es Tu esposa comprada por la sangre. Ella es Tuya; toma posesión de ella, y así es como nos casamos con otro, para usar la terminología en Romanos 7. Cuando eso sucede, mis queridos amigos, y sólo cuando eso sucede, Wilma es motivada y facultada por el amor de su Esposo, y el Espíritu de su Esposo, para repeler los avances seductores del viejo hombre. Porque aunque ya no la tiraniza, todavía anda dando vueltas en la casa que soy yo y trata de hacer que ella engañe a su nuevo Esposo, ¿verdad? La carne no reina, pero aún, ¿qué? …permanece, {Rom 6:12} y de allí es de donde viene la tentación. Ésos son los avances seductores del viejo hombre, ¿tratando de hacer que Wilma haga, qué? …consentir y por tanto concebir. “…y cuando la concupiscencia ha concebido”, la tentación se ha convertido en, ¿qué? …en pecado, {St 1:15} ¿y dónde sucede eso? -en la intimidad del dormitorio de la mente, donde sólo tú y Dios saben qué está sucediendo; y en el momento en que Wilma dice: “sí, querido”, a los ojos de Dios hemos, ¿qué? Hemos pecado, hemos pecado, y tenemos el embrión del pecado.

Puede pasar un largo tiempo hasta que realmente demos a luz, incluso pueden ser más de nueve meses. Pueden, tengan cuidado con esto, pueden ser capaces de mantenerlo encubierto y enmascarado por mucho tiempo. Pero tarde o temprano ¿qué es lo que van a hacer? ¡Vamos! Díganme madres, ¿qué es lo que van a hacer? Van a dar a luz; nadie puede estar tanto tiempo embarazada; y sale, en un momento de debilidad cuando piensas que nadie está mirando. ¿Cómo podemos evitar que eso suceda? ¿Podemos? Sí. Hay otra verdad muy importante, varias verdades muy importantes que tenemos que continuar explorando en este estudio; pero antes de que podamos ser bendecidos por este estudio, ya que las cosas espirituales sólo se disciernen espiritualmente {1 Cor 2:13-14}, ¿qué debemos hacer? Invitar personalmente al Espíritu de Dios. Por favor, oren conmigo. Oren por mí, por ustedes, y yo oraré por ustedes.

Padre nuestro que estás en los cielos, Te agradezco tanto por el privilegio de pasar un tiempo en el estudio de Tu Palabra esta noche. Ésta puede ser una experiencia transformadora para cada uno de nosotros, si Tú nos bendices con el poder y la presencia de Tu Espíritu en este estudio. Necesito especialmente esa bendición. No merezco este privilegio de guiar este estudio de Tu Palabra, pero Te agradezco que por la gracia Tú me lo hayas concedido. Te ruego que por la gracia Tú me permitas dividir correctamente la Palabra de Verdad, compartir la verdad de una forma clara y comprensible y oro por que lo que Tú puedas comunicar a través de mí puedas llevarlo a los corazones y las mentes al punto de capturar las voluntades. Padre, por favor, que la verdad sea tan clara que dé convicción a la consciencia, convenza a la mente, capture el corazón, conquiste la voluntad, y convierta la vida. Por favor, que podamos tener esa experiencia con la verdad esta noche. Ésta es nuestra plegaria en el nombre de Jesús. Amén.

Si concebimos, hemos pecado… aun cuando nadie más que Dios y nosotros lo sepamos. Pero tarde o temprano, ese embrión va a crecer, y vamos a tener que, ¿qué? …dar a luz. Patriarcas y Profetas, página 459 (del inglés) hacia el final de la página 62: “Un largo proceso de preparación, desconocido para el mundo, se lleva a cabo en el corazón antes que el cristiano cometa pecado abiertamente”. Por favor adviertan: “Un largo proceso de preparación, desconocido para el mundo, se lleva a cabo”, ¿dónde? “…en el corazón antes que el cristiano cometa pecado abiertamente”. ¿Alguna vez han conocido a un cristiano que haya sorprendido a todos los que lo o la conocían al cometer un pecado terrible? …y todos estuvieron tan sorprendidos porque nunca hubieran soñado que fueran capaces de cometer tal acción? ¿Cómo? La gente se pregunta ¿cómo pudieron hacer tal cosa? Respuesta: Lo han estado haciendo en la intimidad de su mente durante mucho tiempo, y quedaron tan embarazados que en un momento de debilidad, ¿qué es lo que hacen? Dan a luz… cuando pensaron que nadie estaba mirando. Volvamos a nuestra declaración: “Un largo proceso de preparación, desconocido para el mundo, se lleva a cabo en el corazón antes que el cristiano cometa pecado abiertamente. La mente no desciende en un instante de la pureza y la santidad a la depravación, la corrupción y el crimen. Lleva tiempo degradar a aquéllos formados en la imagen de Dios hasta lo brutal o lo satánico. Por la contemplación somos cambiados. Por la complacencia de los pensamientos impuros el hombre puede educar su mente de forma que el pecado que una vez rechazó se vuelva placentero para él”.

Más tarde hablaremos un poco más sobre eso… Son muy importantes las aplicaciones prácticas de esto. Mis queridos amigos, por favor sepan que si están consintiendo en la intimidad de sus mentes cualquier tipo de pecado, incluso si lo hacen a nivel da las fantasías, tarde o temprano van a dar a luz. Pero incluso si se las ingenian para ocultarlo de los demás, nunca lo podrán ocultar a Dios. Ya ven, Él sabe lo que está sucediendo en el dormitorio de nuestra mente. Él sabe si Wilma ha consentido a los avances seductores del viejo hombre; y en el momento en que lo hace, a Sus ojos hemos, ¿qué? …pecado. Por favor, sepan eso.

Cuando concebimos, ¿estamos absolutamente obligados a dar a luz? No. ¿Por qué? Porque, gracias a Dios, podemos “abortar”. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Ahora, mis queridos amigos, quiero que sepan que odio el aborto. ¿Sí? Pero si hay algo que merece la pena ser abortado, es el pecado. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Gracias a Dios podemos abortar el nacimiento del pecado, incluso después de haber concebido. ¿Cómo lo hacen? 1 Juan 1:9, 1 Juan 1:9. ¿Cómo obtenemos un aborto? “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para”, ¿qué? “perdonar nuestros pecados y”, ¿qué? “…limpiarnos de toda maldad”. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Alabado sea Dios, mis queridos amigos, que si lo confesamos, lo podemos abortar. Ahora, alguien podría decir: “Espera un minuto, nunca lo hice. ¿Por qué tengo que confesarlo?” Si algo como eso pasara por sus pensamientos, no han estado escuchando, ¿no es cierto? Por favor sepan que a los ojos de Dios, ustedes han pecado, incluso si han consentido aquí arriba, y si han pecado, tienen que, ¿qué? …confesarlo, y por favor háganlo antes de dar a luz. Verán, el pecado empeora y la culpa se acrecienta cuando damos a luz porque entonces se mueve hacia un reino diferente, un reino público, y Dios es desacreditado y otros resultan heridos. Pero no piensen que no es pecado sólo porque está aquí arriba detrás de cortinas corridas y puertas cerradas. ¿De acuerdo? Es pecado. Y ustedes deben, yo debo, confesarlo si va a ser puesto fuera de acción, y gracias a Dios, si lo confesamos, Él es fiel y justo no sólo para perdonarnos, sino también ¿para qué más? …limpiarnos de toda maldad. Él hace un legrado. ¿Amén? Él entra y limpia el útero de la mente y quita ese embrión del pecado, y tenemos un corazón puro otra vez. Tienen que amar a un Señor como ése, un Esposo como ése. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Tan fiel y tan compasivo cuando nosotros Le somos infieles.

Pero por favor, antes de que en forma casual cedan a los avances seductores del viejo hombre, pregúntense: “¿Realmente quiero hacerle esto a mi divino Esposo, Jesucristo?” Vean entonces, ésta es la razón, mis queridos amigos, por la que el amor de Cristo nos constriñe. {2 Cor 5:14} ¿Amén? Si realmente aman a su Esposo divino y espiritual no Le van a ser infieles, ¿verdad? Porque les aseguro, es como la infidelidad de un cónyuge humano, con el agudo dolor que eso provoca, pero mayor aún, es el dolor que infligimos al corazón de nuestro Esposo divino cuando somos infieles. Por favor piensen en eso la próxima vez que sean seducidos…

¿No hay sin embargo una forma mejor? ¿No hay una forma mejor de evitar dar a luz que simplemente tener un aborto tras de otro? ¡Vamos! ¿no hay un control de natalidad más efectivo? ¿Cuál es? La abstinencia. ¿Escucho un “amén”? Hay un poco de silencio por allí. Rehúsense a concebir, ése es el mejor control de natalidad. Instantánea y sistemáticamente repelan los avances seductores del viejo hombre. Rehúsense a serle infiel a su divino Esposo, Jesucristo, y por favor noten, dije, “instantánea” así como “sistemáticamente” repelan los avances seductores del viejo hombre. No puedo subestimar cuán importante es hacerlo instantáneamente. …hacerlo, ¿cómo? …instantáneamente.

Escuchen, Testimonios, Volumen 5, página 177 (del inglés): “Un pensamiento impuro tolerado, un deseo profano acariciado, y el alma es contaminada, su integridad comprometida. ‘Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz al pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz a la muerte’. {St 1:15} Si no queremos cometer pecado, debemos evitarlo desde sus”, ¿qué? “…inicios. Toda emoción y deseo deben ser mantenidos en sujeción a la razón y la consciencia”. Cada pensamiento impuro debe ser”, ¿qué? “…repelido instantáneamente”. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Allí lo tienen, mis queridos amigos, justo allí.

Ése es el secreto de la victoria real y sistemática sobre la tentación.

Cada pensamiento impuro debe ser, ¿qué? …repelido instantáneamente; y ese pensamiento debe ser llevado instantáneamente en cautividad a la obediencia a Cristo. {2 Cor 10:5} ¿Amén? Si, si por el amor de Cristo {2 Cor 5:14} y en la fuerza del Espíritu Santo {Rom 8:13}, repelemos instantáneamente ese pensamiento impuro, ¿hemos pecado por haberlo tenido? No, alabado sea Dios. Manuscript Release, Volumen 2, página 343 (del inglés): “La tentación no es pecado a menos que sea deseada”.

¿Saben?, déjenme exponer mi alma aquí, pienso que con ustedes puedo hacerlo. Ya somos amigos, ¿no es cierto? {Amén} Bien. ¿Puede alguno de ustedes identificarse conmigo en esto? Algunas veces me siento realmente conmocionado por la vileza de las tentaciones que vienen a mi mente. Ahora, no sé si es Satanás instigando mis apetitos y pasiones pervertidos a través de mis sentidos, o si él ha implantado algo en mi mente susurrándolo en mi oído. A propósito, uno de ustedes comentó esto conmigo: Satanás implanta pensamientos susurrándolos en nuestros oídos. Yo no sé cuál es la fuente, pero hay veces en que he quedado conmocionado y horrorizado por lo grosero de las tentaciones que vienen a mi mente; y por el amor de Cristo {2 Cor 5:14} y en la fuerza del Espíritu Santo {Rom 8:13}, yo los repelo y los odio. Pero me siento contaminado por siquiera haberlos tenido. ¿Alguno de ustedes se siente identificado con esto? ¿Comprenden lo que estoy tratando de exponer? {Amén}

Tomo mucho valor de esta declaración. Escuchen, Review and Herald, 27 de Marzo, 1888: “Hay pensamientos y sentimientos sugeridos y estimulados…” …y me gustaría que vieran que aquí tenemos las dos técnicas. ¿Las escuchan? “Hay pensamientos y sentimientos sugeridos y estimulados por Satanás…” “Sugeridos”, eso es susurrados al oído. “Estimulados”, eso es estimulándolos a través de los sentidos. ¿Ven las dos? “Hay pensamientos y sentimientos…” ¿De qué estamos hablando, amigos? –¿pensamientos y sentimientos? Del carácter. {5T 310.1} “Hay pensamientos y sentimientos sugeridos y estimulados por Satanás que enfadan incluso al mejor de los hombres; pero si no son acariciados, si son repudiados como aborrecibles, el alma no se contamina con la culpa, y ningún otro es contaminado por su influencia”. Yo digo, “Alabado sea Dios”. ¿Qué dicen? {Amén} ¡Alabado sea Dios! Que Dios nos ayude a repelerlos como aborrecibles en forma instantánea. ¿Escucho un “amén”? {Amén} …en forma instantánea.

Pero eso sólo puede hacerse, mis queridos, en el poder y la fuerza de nuestro Esposo divino {Rom 8:13}; y sólo puede ser hecho por el amor de nuestro Esposo divino, Jesucristo. {2 Cor 5:14} No pueden hacerlo en su propia fuerza, y no estarán suficientemente motivados para hacerlo a menos que amen a Jesús. Como ven, volvemos al mismo concepto clave. Se requiere el amor de Cristo para obtener la victoria sobre el factor de oposición. Se requiere el amor de Cristo. Debemos responder a ese amor que nos atrae. “Yo, si fuere levantado de la tierra”, ¿qué? “…a todos atraeré a mí mismo”. {Juan 12:32} Tenemos que responder.

Tenemos que permitirle atraernos cada día al pie de la cruz, y cada día tenemos que comenzar diciendo esas dos cosas. Queridos amigos, si no recordaran nada más de este seminario, por favor recuerden esas dos cosas. ¿Cuáles son las dos cosas que decimos al pie de la cruz? ¿Qué le decimos antes que nada al viejo hombre? “Yo muero”. Yo muero al viejo hombre; ¿y con qué frecuencia debemos hacerlo? -cada día. {1 Cor 15:31} Cada día tenemos que venir al pie de la cruz. Aceptar cada día la muerte de Cristo al pecado como propia. Considerar cada día al viejo hombre crucificado con Cristo. {HP 227.1-6} Ésa es la única forma, ésa es la ÚNICA forma en la que podemos ser liberados de la tiránica sujeción y esclavitud al viejo hombre bajo la que está Wilma por naturaleza. Decimos “Yo muero” al viejo hombre, ¿pero qué otra cosa decimos con el mismo aliento? “Sí, quiero a Jesús”. “Sí, quiero a Jesús”.

¿Recuerdan esa canción? “¿Hay alguien aquí que quiera vivir para siempre? digan ‘yo quiero’. ¿Hay alguien aquí que quiera caminar sobre calles de oro?, digan ‘yo quiero'”. ¿La recuerdan? ¿Saben?, solía pensar que era una canción tan superficial. ¿Por qué motivo le preguntarían a la gente si quisiera vivir para siempre? Por supuesto, todos queremos vivir para siempre. Pero luego comencé a pensar, y descubrí que ayuda. Tiene un profundo mensaje. ¿Quieren vivir para siempre? Tienen que ir a la cruz y casarse con el Prometido. Tienen que decirle “Sí, quiero” a Jesús. ¿Escucho un “amén”? {Amén} …y tienen que hacerlo cada día, mis queridos amigos. Jesús viene; he aquí que viene el Novio. {Mt 25:6} Pero si vamos a estar listos par ir a casa con Él, tenemos que ser parte de la… novia. ¿Amén? El cuerpo de Cristo, la iglesia {1 Cor 12:27}, es la novia de Cristo {Is 54:5}, Las Escrituras son muy claras en esto. Debemos entrar en la más sagrada de las bodas si vamos a estar listos par ir a casa con el Esposo. y asistir a la cena de las bodas del Cordero. {Apoc 19:7-9} Si quieren vivir para siempre, tienen que hacer ese diario peregrinaje a la cruz {RH, Dec 2, 1890 par. 15} y decir “yo muero” al viejo hombre, ¿y qué? “…sí, quiero” a Jesús; y aquéllos que lo han hecho, han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gálatas 5:24: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

Por favor adviertan que no pueden ser de Cristo a menos que hayan muerto al viejo hombre. ¿Por qué? Porque Jesús no compartirá a Wilma con otro esposo. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Eso sería adulterio. Jesús nunca entraría en una relación adúltera con nosotros. ¿Están de acuerdo, mis amigos? Por lo tanto, antes de que podamos alguna vez casarnos espiritualmente, legítimamente con Jesús, ¿qué es lo que tenemos que hacer? Tenemos que morir al viejo hombre; tenemos que morir al viejo hombre; y eso es lo que Pablo está diciendo aquí: “Pero los que son de Cristo…” Aquéllos que son Sus novias compradas por la sangre, ¿qué han hecho? “Han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

El Hogar Cristiano, página 127 (del inglés): “Se nos manda crucificar la carne con sus pasiones y deseos. ¿Cómo lo haremos? ¿Le infligiremos dolor al cuerpo? No; sino condenando a muerte a la tentación de pecar. El pensamiento corrupto debe ser expulsado. Cada pensamiento debe ser llevado en cautividad a Jesucristo. {2 Cor 10:5} Todas las inclinaciones animales deben ser sometidas a los poderes superiores del alma. El amor de Dios debe reinar en forma suprema; Cristo debe ocupar un trono indiviso. Nuestros cuerpos deben ser considerados Sus posesiones compradas. Los miembros del cuerpo deben convertirse en los instrumentos de la justicia”.

Verán, mis amigos, cuando vienen a la cruz y le entregan su voluntad a Jesús, se vuelven totalmente Suyos, todo lo que ustedes son es Suyo; ustedes son Suyos, cuerpo, mente y espíritu. Todo lo que ustedes son es Suyo. 1 Pedro 4:1-2 “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a”, ¿qué? “…a la voluntad de Dios”.

Ya ven, cuando someten a Wilma a su divino Esposo, Su voluntad se convierte en su voluntad; y esa ley –esa ley del esposo- comprendan esto por favor: ¿Cuál es la ley del esposo? “Tu deseo será para tu marido y él”, ¿qué? …”se enseñoreará de ti”. {Gn 3:16} Esa ley es una maldición o una bendición dependiendo del marido con el que estén casados. ¿Me siguen? Si están casados con el viejo hombre, la ley del esposo es, ¿qué? Es una maldición. Pero cuando vienen a la cruz y mueren al viejo hombre y se casan con Jesús, entonces la ley del esposo es una bendición. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Tu deseo será para Él y Él se enseñoreará de ti; y yo les aseguro, Él gobierna con amor, y no hay alegría más grande que estar bajo el Señorío benigno, benevolente de Aquél que es amor. Hay una libertad y una felicidad perfectas en la perfecta sumisión al Señorío de Jesús porque Su amor motiva tu corazón, y tú te deleitas en obedecerlo. ¿Comprenden eso? ¿Lo han experimentado, por la gracia de Dios? Si no lo han hecho, quiero con todo mi corazón que lo experimenten. Deben experimentarlo si van a estar listos para ir a casa con el Esposo cuando venga.

2 Corintios 5:14-15; “Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si Uno murió por todos, luego todos murieron, y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquél que murió y resucitó por ellos”. Como ven, es amor que nos motiva a dejar de satisfacer los deseos de la carne y comenzar a consentir los deseos del Espíritu. ¿De acuerdo? Sólo el amor es una motivación suficiente para lograr ese cambio; y quiero considerar una verdad muy, muy preciosa con ustedes esta noche. No sé cuán lejos iremos en este estudio, pero por favor comprendan que el título de este estudio, “Y Conoceréis la Verdad” {Juan 8:32}, es precisamente lo opuesto del título del último estudio, “Cuando la Concupiscencia ha Concebido”. {St 1:15} Lo diré otra vez: El título de este estudio, “Y Conoceréis la Verdad”, es precisamente lo opuesto al título del último estudio, “Cuando la Concupiscencia ha Concebido”. ¿Qué quiero decir?

Trabajen conmigo; por favor entiendan esto. “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará…”, ¿qué? “…os hará libres”. {Juan 8:32} “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Ahora sepan que esa palabra, en griego, en hebreo, y sí, obviamente, como veremos, en inglés, significa algo más que solamente conocer con la mente. Es la palabra que usamos en referencia al conocimiento más íntimo que podemos tener, y ésa es la unidad que da lugar al nacimiento del fruto. Génesis 4:1: “Conoció Adán a su mujer, Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín…” ¿Cuál es la palabra? Adán “conoció” a Eva. Bien, obviamente esto es más que simplemente, “Oh, yo sé quién eres tú, tú eres mi esposa”. ¿No es así? Obviamente. Es el conocimiento más íntimo que lleva a, ¿qué? …al fruto como resultado. ¿Estamos todos de acuerdo? En el Nuevo Testamento, tenemos el mismo concepto cuando las Escrituras nos dicen que María no “conoció” a José y aun así, ¿qué? …concibió. ¿Concibió a través de quién? …del Espíritu Santo. {Lc 1:34-35; 2:21}

¿Recuerdan esas tres etapas en la tentación… en el conocimiento de la verdad al punto de alcanzar la libertad? ¿Qué tenemos que hacer en primer lugar? Captarla con el intelecto. Número dos, ¿qué? Abrazarla con las emociones, y como dijimos desde el principio, principalmente, número tres, ¿qué? Someternos a ella con la voluntad. No es sino hasta que damos ese tercer paso que conocemos realmente la verdad. ¿Me siguen? No es sino hasta que Wilma se entregue a Aquél que es la Verdad… que seremos totalmente liberados de nuestro sometimiento natural al pecado, al yo y a Satanás… y nos mantendremos libres de nuestra natural sumisión al pecado, al yo y a Satanás. Cuán importantes es, entonces, conocer la Verdad en el sentido más completo y profundo de la palabra. Cuán importante es conocer la Verdad al punto de no sólo ser capaces de dejar de dar a luz al fruto del pecado y la muerte, sino también de comenzar a dar a luz al fruto del Espíritu. ¿Han seguido eso? Es muy importante.

Vean, Wilma tiene un doble papel; comprendan esto mis queridos amigos. Por favor concéntrense conmigo. Wilma tiene, ¿qué? …un doble papel. No sólo debe decir “no” a los avances seductores del viejo hombre, decir “no” a los deseos de la carne, sino que ¿qué es lo que también tiene que elegir hacer? Decir “sí” a los deseos del Espíritu {Gál 5:16-17}, y elegir consentir, y por ese medio concebir, los deseos del Espíritu, los deseos de su nuevo Esposo, Jesucristo… ¿Me siguen? Y cuando ella consiente los deseos del Espíritu, ¿qué es lo que hay en el útero de la mente? -el embrión del… fruto del Espíritu; y ahora ella puede dar a luz el fruto ¿para qué? …para la gloria de Dios; ¿y cuál es el fruto? Es un carácter semejante al de Cristo. ¿Amén? {Amén} ¿Cuál es el fruto del Espíritu? Es un carácter semejante al de Cristo. ¿Ven cómo todo esto tiene que ver con el desarrollo del carácter cristiano? Tan clave, tan crucial, el papel de la voluntad.

Ahora, esta verdad que debemos conocer en el sentido más completo y profundo, que tenemos que captar con el intelecto, abrazar con las emociones, y someter a la voluntad; ¿cuál es esta verdad que debemos conocer? Bien, Salmos 119:142: “Tu justicia es justicia eterna, y Tu ley es”, ¿qué? “…la verdad”. “Tu ley es la verdad” Entonces, si vamos a conocer la verdad al punto de alcanzar la libertad, tenemos que entregar nuestra voluntad sin reservas a la ley de Dios. ¿Amén? {Amén} Pero mis queridos amigos, ésa tiene que ser una sumisión voluntaria, motivada por el amor, y eso sólo sucederá cuando lleguemos a amar al Legislador; y cuando amamos al Legislador, entonces la obediencia a Su ley ya no es un deber sino que es, ¿qué? …un deleite, y decimos: “El hacer Tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y Tu ley”, ¿está dónde? “…en medio de mi corazón”. {Sal 40:8}

¿Cuál es la otra verdad que debemos conocer si vamos a ser liberados? Juan 17:17: “Santifícalos en Tu verdad. Tu palabra es verdad”. La Palabra de Dios contiene una profunda y preciosa verdad, mis queridos amigos, pero si vamos a experimentar el poder liberador que nos ofrece, tenemos que hacer más que sólo captarla intelectualmente. ¿Amén? {Amén} Necesitamos abrazarla emocionalmente, y luego, principalmente, someternos voluntariamente a ella; y entonces experimentamos su poder liberador y santificador en nuestras vidas. Nos cambia de adentro hacia afuera, nos hace una nueva criatura. La ley es verdad; la Palabra es verdad. ¿Pero quién es finalmente la Verdad? ¿Pero quién es finalmente la Verdad? Jesús es la Verdad. ¿Por qué? Porque Él es la ley personificada y la Palabra hecha carne. {Juan 1:14} Por lo tanto, finalmente, Él es la Verdad. Escúchenlo a Él establecerlo en estas palabras. Juan 14:6: “Jesús le dijo: ‘Yo soy el camino, la verdad, y la vida'”.

Mis queridos amigos, ¿conocen a Jesús? ¿Conocen a Jesús esta noche? …y saben que no les estoy preguntando: “¿Conocen quién es Él?” Todos ustedes saben quién es Él. No estoy simplemente preguntándoles: “¿Lo aman?” Les estoy preguntando algo más significativo que eso. “¿Realmente Lo conocen?” Si Lo conocen correctamente, podrán amarlo correctamente; y si Lo aman correctamente, se deleitarán en la sumisión sin reservas a Su Señorío; y conocerán la verdad al punto de alcanzar la libertad, y serán santificados por ella. Escuchen la relación que Él desea tener con ustedes, mis queridos miembros de la esposa de Cristo. Oseas 2:19-20: “Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová”. ¡Extraordinario! Ahora, en el contexto de la boda, que es un compromiso legal e irrevocable, ¿qué es lo que quiere decir cuando expresa: “Y conocerás a Jehová”? Es el conocimiento íntimo que dará a luz el fruto en tu vida; y mis queridos amigos, es precisamente por eso que Él quiere que Lo conozcamos. Juan 15:16: “No me elegisteis vos a Mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y”, ¿qué? “llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre, Él os lo dé”. ¿Por qué es que Él quiere que Lo conozcamos? -para que podamos, en esa unión, en esa relación, dar fruto. ¿Amén? {Amén} Dar fruto.

Pero no podemos dar fruto hasta que conozcamos la Verdad al punto de permitirle tomar completa posesión de nuestra voluntad. Review and Herald, 15 de Marzo, 1892: “La verdad tiene que”, ¿qué? “…tomar posesión de la voluntad…” ¿Quién es la Verdad? Jesús. ¿Qué es lo que tenemos que permitirle hacer a Jesús? Tomar posesión de Wilma. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Ella es Su esposa comprada por la sangre. Por favor, entréguensela a Èl sin reservas.

¿Saben qué, mis queridos amigos? Justo aquí, justo aquí tenemos la razón por la que la iglesia remanente de Dios todavía está aquí y no con el Novio en el Reino, lo que podría haber hecho y debería haber hecho hace mucho tiempo. {Manuscript 4, 1883. Ev 696.2} El problema no es que no poseamos la verdad, el problema es que no hemos dejado que la verdad nos poseyera. La hemos mantenido a distancia, la hemos mantenido en el reino de lo intelectual, y sí, puede ser que algunos la hayan llevado al reino de lo emocional, y sientan “cosquillitas en el corazón” cuando piensan acerca de ciertos aspectos de la verdad. Pero mis queridos amigos, la verdad tiene que entrar en el reino de lo volitivo y tomar completa posesión de la voluntad humana antes de que estemos listos para la venida de Jesús, y antes de que, mientras tanto, seamos capaces de ayudar a alguien más a estar listo. ¿Escucho un “amén”? {Amén}

Vean, ustedes y yo no tendremos un testimonio viviente {Apoc 12:11} -no podremos ser epístolas vivientes {2 Cor 3:3}– a menos que tengamos vida espiritual en virtud de nuestra unión íntima con Jesús. {AA 452.1, DA 359.2} ¿Me siguen? No pueden dar fruto genuino del Espíritu a menos que conozcan a Jesús. Pueden ser capaces de hacer cosas que parezcan frutos del Espíritu, ¡Escúchenme! Si vinieran a mi casa y salieran por la puerta de atrás, verían unas hermosas manzanas rojas; y cada vez que las veo, son tan hermosas que se me empieza a hacer agua la boca. Siempre estoy tentado de recogerlas y morderlas. Pero la primera vez que las vi, y mi esposa no me había dicho qué eran, yo recogí una y era liviana, y la giré y había una pequeña etiqueta que decía: “Hecha en Taiwan”. ¿Necesito mostrar la ejemplificación? Es posible tener frutas de plástico en el Espíritu, ¿verdad? “Hechas en Tennessee.” Mis queridos amigos, si ustedes y yo vamos a tener frutos reales, tendremos que tener una unión real con Jesús. Tienen que permitirle tomar posesión de su mente, de su corazón, y principalmente, de su voluntad… principalmente, de su voluntad.

Tengo una pregunta para ustedes esta noche, mis queridos amigos. ¿Con quién están casados? ¿Con quién están casados? No quiero que lo contesten públicamente, pero les ruego que se lo pregunten privadamente; ¿Con quién están casados? …y, por supuesto, saben que no estoy hablando de ningún matrimonio humano. Estoy hablando del matrimonio más importante: ¿Con quién están espiritualmente casados? Todos nosotros, sin excepción, en esta sala comienzan casados ¿con quién? …con el viejo hombre {Rom 7:1-6}, y a menos que hayamos hecho ese peregrinaje al pie de la cruz, todavía estamos casados con el viejo hombre. ¿Escucharon lo que acabo de decir? Podemos haber hecho ese peregrinaje una vez, pero si fracasamos en hacerlo diariamente {RH, Jan 21, 1902 par. 14}, aunque podamos haber estado casados con Jesús por un corto tiempo, hemos vuelto a caer bajo la influencia del tiránico esposo llamado el viejo hombre; y ustedes saben, mis queridos amigos, lo que es aterrador es que no es tan fácil determinar con quién estamos casados. ¿Cuál es sin embargo la regla básica? Mateo 7:20: “Así que, por sus frutos los conoceréis”. Pero tengan cuidado; hay frutas de plástico. ¿De acuerdo? ¿Con quién están casados? No sólo analicen el comportamiento, el fruto de su vida. Por favor, con la unción del colirio del Espíritu Santo {Apoc 3:18}, mira en lo profundo de tu interior. ¿A quién amas realmente en forma suprema? ¿Es a Jesús? ¿O es a ti mismo? ¿Por qué haces las cosas buenas que haces? ¿Por qué evitas hacer las cosas malas? ¿Es para que se vea bien? ¿Para ser admirado y respetado? ¿Para poder conservar tu trabajo, porque si te comportas mal, podrías ser despedido? ¿Cuáles son las razones?

Vean, si estamos casados con Jesús, hacemos lo correcto por amor a Cristo. ¿Amén? Guardamos los primeros cuatro mandamientos porque amamos supremamente a Cristo, y guardamos los últimos seis mandamientos porque amamos a los demás desinteresadamente, y por amor, ni siquiera pensamos que la obediencia sea un gran problema. No tenemos que ir por ahí apretando los dientes y tratar de no mentir, de no robar, de no ser infieles a nuestras esposas, porque amamos -y el amor es el cumplimiento de la ley. {Rom 13:10} ¿Amén? {Amén}

¿Con quién están casados?

Dios sea misericordioso; no se resientan conmigo por examinarlos un poco esta noche. Verán, quiero que estén listos para cuando venga el Novio. Quiero que estén listos para cuando venga el Novio; y si van a estar listos, ¡tienen que casarse con Él ahora! ¡Tienen que conocer a Jesús ahora! Si realmente Lo conocen, ¿cuál es el fruto de su vida?

Gálatas 5:19-23, da dos clases de frutos. El primero es el fruto de la unión con el viejo hombre. Si Wilma está todavía bajo la autoridad tiránica de su esposo natural, ¿cuál es el fruto de esa relación? “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia”, a propósito, todo esto puede sólo estar sucediendo, ¿dónde? …entre el oído derecho y el izquierdo. No pasen eso por alto, por favor. Todo esto puede estar sucediendo detrás de las cortinas corridas y las puertas cerradas del dormitorio de la mente, y sólo tú y Dios saben que esto está sucediendo. “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. Qué miserable racimo de progenie es ése, pero es el producto de la unión de Wilma con el viejo hombre. Por favor, si hay alguna indicación de que algo de eso esté sucediendo, incluso en la intimidad del dormitorio de su mente, por favor, por su bien y por el amor de Cristo, no se demoren. Corran al pie de la cruz, y exclamen: “yo muero” al viejo hombre y “sí, quiero” a Jesús… ¡por favor! Cuando Le someten su voluntad, y Lo conocen, ¿cuál será el fruto de su vida? Versículo 22: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley”.

1 Juan 2:3-5: “Y en esto sabemos que nosotros Le conocemos, si”, ¿qué? “guardamos Sus mandamientos. El que dice: ‘Yo le conozco’, y no guarda Sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él. Pero el que guarda Su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado. Por esto sabemos que estamos en Él”. Si guardamos Sus mandamientos. Pero por favor no lo olviden, el amor es el cumplimiento de la ley. {Rom 13:10} Tenemos que hacer algo más que simplemente cumplir con la letra. Tenemos que cumplir con el espíritu {Rom 7:6} si realmente están guardando los mandamientos. ¿De acuerdo?

Mis amigos, hay una preciosa verdad contenida en el segundo mandamiento. Solía molestarme cuando la vi por primera vez, hace muchos años cuando era niño. “…Pues Yo, el Señor tu Dios soy”, ¿qué? “…un Dios celoso…” {Éx 20:5} ¿Celoso? Solía pensar: “Eso no suena bien. Dios no debería ser celoso. Eso es malo”. Pero ahora es uno de mis conceptos favoritos. Dios es celoso de Su esposa. ¿Escucho un “amén”? {Amén} No quiere compartirla con nadie. La quiere exclusivamente para Él. Mis queridos amigos, los aliento a que aprovechen los celos de Dios por ustedes. Cuando estén siendo seducidos, clámenle a Él para que los ayude a permanecerle fieles, y yo les aseguro, que Él vaciará todo el cielo, si fuera necesario, para evitar que nadie pose un sucio dedo sobre Su preciosa esposa comprada por la sangre. Alabado sea Dios, tenemos un Dios celoso. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Él está celoso de ti. Él está celoso de ti. Aprovecha eso, y yo te aseguro que puedes contar con ese amor celoso que sólo tiene en mente tu propio bien, desde ahora y para toda la eternidad; y nada, NADA sino tu propia voluntad puede separarte de Él. ¿Escucharon lo que acabo de decir? Nada sino tu propia voluntad puede separarte de Él. Romanos 8:38: “Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades”, ¿qué incluye eso? a Satanás y todo su reino, “ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada, nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús nuestro Señor”. Pero Wilma puede romper la unión cuando ella quiera, ¿verdad? Vean, este Esposo divino no te fuerza a permanecer casado con Él. Él te atrajo por amor y te conservará por amor, pero si tú quieres, puedes rechazar ese amor y seguir tu propio camino, pero les ruego, no realicen esa elección. No se me ocurre otra elección más insensata que ésa. Mis queridos amigos, he aquí que viene el Esposo. {Mt 25:6} Por favor vayan a Su encuentro.

¿Saben por qué muchos de los Adventistas del Séptimo Día no están realmente tan ansiosos por que venga Jesús? Honestamente, en lo más profundo de su corazón, no están realmente tan ansiosos por que venga Jesús porque están casados con el viejo hombre; y están tan ocupados disfrutando los placeres del pecado por una temporada {Heb 11:25}, que no están seguros en absoluto de querer que lleguen a su fin. Pero les aseguro que si realmente aman a Jesús, toda su alma anhelará Su regreso, y entregarán todo su tiempo, toda su energía y todos sus recursos para acelerar ese regreso… y su vida ratificará lo que su boca clama, o no lo hará. ¿Realmente quieren que Jesús venga? Es fácil de decir, ¿pero lo están viviendo? Decimos: “Este mundo no es nuestro hogar, sólo estamos de paso, nuestros tesoros se encuentran en algún lugar más allá del azul”. Lo cantamos –de corazón- y sin embargo ¿qué hacemos? Trabajamos y transpiramos e invertimos para poder tener un retiro confortable. Acumular una gran cuenta bancaria. ¡Vamos, amigos!, ¿no ven un poco de incoherencia en eso? Dios nos ayude a ser un pueblo que no esté planeando retirarse aquí. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Dios nos ayude a ser un pueblo que lo invertirá absolutamente todo en lograr hacer el trabajo que nos permita no tener que retirarnos aquí. ¡Podemos irnos a casa con Jesús!

Dios nos ayude a ser esa clase de pueblo, y cuando venga Jesús, mi amigo –mi hermano, mi hermana- ruego con todo mi corazón, que Él no tenga que decirle a nadie en esta sala, o a nadie que esté mirando en su sala de estar o donde fuere… ruego que Él no tenga que decirle a ninguno de nosotros, “Apartaos de Mí, hacedores de maldad, nunca os conocí”. {Mt 7:23} Ahora saben lo que Él quiere decir realmente, ¿verdad?

“Nunca os conocí”.

Y aquéllos que han estado jugando a la iglesia, simulando ser parte de la esposa por tantísimos años se asombrarán y dirán, “Bueno, espera un minuto, yo hice tantas cosas buenas en Tu nombre. ¿Qué quieres decir? Tienes a la persona equivocada”. Por favor comprendan que incluso las buenas acciones realizadas por cualquier otro motivo que no sea el amor a Cristo, a Sus ojos es iniquidad, es ausencia de ley -porque el amor es el cumplimiento de la ley. {Rom 13:10} Si realizan buenas acciones motivados por el egoísmo, es ausencia de ley. ¿Escucho un “amén”? {Amén} Por favor, no lo descubran cuando sea demasiado tarde. Por favor no descubran que su fruto sólo ha sido de plástico. Por favor descúbranlo ahora, si tienen que descubrirlo, y luego vengan a la cruz y cásense con Jesús, y cuando Él venga, estarán listos para ir a casa y glorificarlo a través de las incontables edades de la eternidad. Mis queridos amigos, “He aquí que viene el Esposo”. {Mt 25:6} Prepárense, prepárense; prepárense es mi plegaria. ¿Nos ponemos de pie?

Padre nuestro que estás en los cielos, Te agradezco tanto por ayudarnos a comprender mejor qué significa realmente conocer la verdad. Ayúdanos, te ruego, a permitir que el amor de Aquél que es la verdad nos atraiga al pie de la cruz, y que desde el fondo de nuestras almas podamos decir: “yo muero” al viejo hombre y “sí, quiero” a Jesús. Ven Señor Jesús, sé uno con nosotros para poder ser uno contigo, y ayúdanos a dar a luz al fruto del Espíritu para que podamos revelar Tu carácter, y para que cuando vengas Tú puedas decirnos: “Bien hecho, buen siervo y fiel, tú has sido fiel. Ven y sé Mi esposa para siempre”. Que eso sea lo que el Esposo nos diga a cada uno de nosotros es mi plegaria en Su nombre. Amén.

Si usted desea, usted puede enrollar la traducción y leerla mientras que mira el video. Si usted interrumpe su estudio en cierto minuto y si usted perdió su lugar en la traducción, puesto simplemente en CTRL-F (APPLE-F) pocas palabras usted acaba de escuchar. La búsqueda le traerá exactamente allí, enseguida.

Email, Print, Bookmark, or Share
  •  
  •   
  •  
  •  
  •  
0

Your Cart