Select Page

Esta lección no esta completada en pdf. ¿Te gustaría ayudarnos? Estamos trabajando en este proyecto.

Aquí puede descargar la lección en pdf.

Se dice que el desarrollo del carácter es la obra más importante que jamás haya sido confiada a los seres humanos. Durante la siguiente hora exploraremos tanto nuestro privilegio como nuestra responsabilidad de asemejarnos al carácter de Cristo. Acompáñenos en esta poderosa hora de renovación personal mientras el Pastor Stephen Wallace nos lleva “De Gloria en Gloria.”

Amo las palabras de esa simple canción, “Vuelve tus ojos a Jesús, mira Su hermoso rostro y las cosas del mundo se volverán extrañamente pálidas a la luz de Su gloria y gracia.” Hay tanta verdad allí. A medida que estamos más y más enamorados de la gloria, del carácter de Dios como se revela en el rostro de Cristo estamos menos y menos enamorados de las cosas de este mundo, hasta que se vuelven tan extrañamente pálidas que ya no son atractivas. ¿Amén? {Amén} Pero como hemos advertido antes, debo advertirles nuevamente, en el contexto particular de nuestro estudio. Si vuelven la vista hacia las cosas de este mundo, estarán más y más enamorados de ellas. Y el rostro de Cristo se volverá extrañamente pálido hasta que ya no sea atractivo. Eso es exactamente lo que el demonio intenta hacer. Ya saben, el demonio sabe lo extremadamente atractivo que es Cristo, y hace todo lo que puede para evitar que descubramos ese atractivo que nos llevaría hacia Él. Por favor, no le permitan que triunfe, amigos míos. Hay algo que debo compartir con ustedes en este estudio que es un gran peso para mí; ha sido un peso durante años. Es un peso especial debido a mi experiencia personal y porque he visto que hay muchos otros que han sido afectados tan negativamente como yo. A medida que he llegado a contemplar la gloria y ha reconocer qué hermoso, más allá de lo descriptible, es Cristo, y a medida que he experimentado un amor más y más grande y adoración por Él, y un desencanto proporcional con todo lo demás que el mundo ofrece, me he preguntado por qué he demorado tanto para llegar a este tipo de relación con Él y tener este tipo de experiencia con Él. Y llegado a reconocer que la razón es… Queridos amigos, por favor perdonen si soy un poco apasionado con este estudio. En verdad puedo incluso parecer enojado, pero quiero asegurarles que no lo estoy; es solo pasión. Pero sí me enojo y espero que sea justa indignación cuando veo cuánto daño ha causado el enemigo en nosotros como pueblo a través de la más mortífera arma de todo su arsenal. Quizás ya hayan adivinado de lo que estoy hablando. Antes de seguir, quiero que oremos devotamente para que el Señor me ayude a presentar la verdad con claridad, que pueda condenar a las conciencias que necesitan condena, que pueda convencer a las mentes que necesitan convencerse, que pueda capturar a los corazones que necesitan ser capturados que pueda conquistar las voluntades que necesitan ser conquistadas, y que pueda convertir las vidas que necesitan ser convertidas. Por favor oremos fervientemente por la bendición del Espíritu Santo, no solo sobre mí, para que pueda decir la verdad y solo la verdad, con el poder del Espíritu de la Verdad y en nombre de Aquel que es la Verdad; que ustedes estén deseosos de recibir la verdad, para que sean libres y estén santificados por la verdad. No conozco la experiencia personal de otros, lo cual es una ventaja, porque puedo hablar directamente y nadie podrá pensar que me refiero a ellos, porque no sé dónde están en este tema al que voy a referirme. Queridos amigos, otra vez, no se molesten porque hablo tan directa y francamente como debo hacerlo sobre este tema; lo hago porque los amo. Y aunque no ganaré ningún concurso de popularidad por haber dicho lo que voy a decir, eso está bien. Está bien, no estoy aquí para ganar concursos de popularidad. Estoy aquí para decirles lo que necesitan oir, ya sea que quieran recibirlo o no. Oremos. Padre nuestro que estás en los cielos, por favor ocúpate de todo lo que se dirá y hará en la próxima hora. Que hable yo con la verdad; que diga todo lo que quieres que diga. Que lo diga del modo que Tu quieres que lo diga, aunque provoque resentimiento. Por favor Padre, ayúdame a amar a estos hermanos y hermanas lo suficiente para hablar muy directa y francamente con respecto a una de las herramientas más exitosas del demonio que evita que nos convirtamos en efectivos testigos para el Rey, o ciudadanos aptos para el Reino. Otorga a cada uno un espíritu maleable y si alguno necesitara realizar cambios en estas áreas, por favor, por el amor de Cristo, que esté deseoso de hacerlo. Es mi oración en el nombre de Cristo. Amén. Estamos con el tema de la dieta de la mente. Hemos llegado a ver que lo que ofrecemos a la mente es lo que directamente determina el carácter que desarrollamos. O, para usar una frase o texto más familiar, “Al contemplar somos” ¿qué? “…cambiados.” “…cambiados a la forma de aquello que contemplamos. {ST, Mar 31, 1887 par. 12} Esa es una verdad basada en nuestro texto central para todo el seminario, 2 Corintios 3:18, “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubiera como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” A la luz de este hecho, debemos decidir, junto con David “no pondré delante de mis ojos cosa injusta.” {Sal 101:3} Pero queridos amigos, si realmente queremos experimentar la renovación como pueblo y sí queremos experimentar la renovación como pueblo, ¿no? {Amén} Si realmente queremos experimentar la renovación como pueblo, debemos decidir no solo no colocar nada injusto frente a los ojos, debemos avanzar un paso más. Salmos 119:37, “Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en Tu camino.” ¿Decimos “Amén”? {Amén} ¿Desean ser revividos? {Si} Entonces ustedes, por la gracia de Dios, deben decidir no solo no colocar nada injusto frente a los ojos, deben decidir apartar los ojos de, ¿qué? Las cosas sin valor. Queridos amigos, el tema al que debo referirme, si no es injusto, malvado, es al menos, casi sin excepción, sin valor. ¿A qué debo referirme? La televisión, videos, ahora DVDs, películas, video juegos, música; sí, pero en particular la televisión, DVDs y películas. Queridos amigos, solíamos… Alabado sea Dios, algunos recuerdan esto. Solíamos ser un pueblo que no iba a los cines. Solíamos ser eso; solíamos ser conocidos por eso. Recuerdo cuando niño, estaba viajando en barco en camino a misionar con mis padres, y uno de los marineros me preguntó qué hacía para divertirme. Cuando descubrió que no bailaba, no iba a fiestas y no iba al cine, recuerdo que estaba absolutamente sorprendido. Dijo, “Hombre, no te diviertes para nada, ¿no?” Solíamos ser un pueblo que simplemente no iba al cine. Ahora es una rara excepción encontrar un adventista del séptimo día que no vaya al cine. ¿Qué sucedió? El demonio realizó un truco increíblemente astuto. Logró inventar un cine que podíamos traer a nuestras salas. Se llama televisión. Y para muchos de ustedes, con mi color de cabello, se inventó durante nuestras vidas. Y muchos de nosotros no compramos uno, pero muchos lo hicieron. No teníamos uno porque estábamos en un lugar de misión, pero cuando volvimos a casa por un tiempo, tuvimos uno. Blanco y negro; lo recuerdo muy bien. Y yo estaba absolutamente fascinado, fascinado con la TV. Alabado sea Dios, el motivo por el cual soy tan enfático con este tema, y permítanme ser directo y franco, es porque vengo de una adicción. Soy un ex-adicto a la televisión, el video y las películas. Odio confesarlo pero debo hacerlo. Sé por experiencia propia de lo que hablo y del efecto devastador de este tipo de dieta de la mente sobre la propia experiencia cristiana. Cuando era muy jóven me volví adicto a la televisión. Cuando estaba en casa de mis padres mi menú de televisión era controlado estrictamente. Pero no siempre estaba en casa de mis padres. El deseo que se fortaleció y la adicción que se creó necesitaban alimentarse. Y descubrí que había cosas excitantes para mirar cuando no estaba bajo el control de mis padres y eso tenía un efecto negativo creciente sobre mí. No soy el único. Hay mucho de ustedes que tuvieron, quizás, experiencias similares. Con el paso del tiempo y las nuevas generaciones, y como más y más adventistas tenían televisión en sus hogares, y, apenas caía el sol el sábado, buscaban el maíz inflado y encendían la televisión, para una tarde de cine, entonces muchos jóvenes comenzaron a preguntar: “Si está bien mirarlo aquí, ¿por qué no está bien ir al cine?” Y dudamos y titubeamos y luego dijimos: “Bueno, es malo el ambiente en los cines, se fuma y la gente no es buena y…” Y olvidamos lo central, y ¿qué es lo central? “Al contemplar somos cambiados;” y no importa dónde contemplemos, somos cambiados en semejanza a aquello que contemplamos. Queridos amigos, estos jóvenes racionales decidieron que si estaba bien mirar televisión en casa, debía estar bien ir al cine. Y ahora practicametne todos ellos lo hacen, practicamente todos. Y ahora no solo miramos televisión, tenemos estos reproductores de DVD y mantenemos al negocio de alquileres alquilando los DVDs para introducirmos y mirarlos. Pregunta: Si estamos ofreciendo a nuestras mentes ese tipo de dieta, ¿qué estamos dejando fuera? ¿La lista que obtuvimos cuando le preguntamos al hombre carnal que deseaba? ¿O la lista que tuvimos cuando le preguntamos al hombre espiritual qué deseaba? ¿Cuál lista? ¿Cuál lista es? Ustedes saben que es la carnal. Saben que es la carnal; ninguna persona racional puede discutirlo. Si tienen alguna duda al respecto, deben preguntarse lo siguiente: ¿Cuál es el fin último de la producción de televisión y videos? ¿De la producción de películas? Es hacer dinero, ¿verdad? Y si uno quiere que la gente pague para ver lo que ha producido, debe producir algo que le va a gustar a la gente. ¿Seguimos esto? Creo que es muy claro. ¿Ofrecerán entonces lo que está en el menú espiritual? “los designios de la carne son” ¿qué? “…enemistad contra Dios.” {Rom 8:7} Entonces todo lo espiritual sería un fracaso para ellos. Y la gente por cierto no compraría entradas para verlo. Si encienden el televisor, y olviden las tablas de Nielsen. Y no podrá vender publicidades porque nadie lo vería. Entonces, ¿qué hará? Debe ofrecer a los no convertidos, la gran mayoría de la población aquello que naturalmente desean, que es basura carnal; aquello que satisface la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida. {1 Juan 2:16} Queridos amigos, si usted y yo, escuchen, si ustedes y yo estamos sentados frente a esas pantallas, ofreciendo a nuestras mente ese tipo de cosas, estamos, según la ley, haciendo que nuestro carácter sea carnal. “Somos lo que comemos.” Nos volvemos como aquello que contemplamos; es la ley. Y opera ya sea que nos guste o no, ya sea que lo creamos o no. Nos volvemos como aquello que contemplamos; no hay escape posible. Si ofrecemos a nuestras mentes este tipo de dieta, por cierto, no estamos avanzando de gloria en gloria {2 Cor 3:18}, estamos cambiando de degradación en degradación, hacia una similitud de carácter con Satanás, mientras que todo el tiempo mantenemos una fachada hermosa, la rutina del sepulcro blanqueado. {Mt 23:27} Debo leerles una declaración. La tomaremos frase por frase, porque es muy profunda. La pluma inspirada nos da amplios consejos sobre la televisión, videos y películas. Ustedes dirán: “Es imposible, falleció mucho antes de que se inventara.” Si, es cierto, pero los consejos que da sobre los entretenimientos teatrales se aplican en forma directa. ¿Escucharon eso? Es directamente aplicable y nadie puede discutirlo inteligentemente. En su tiempo los entretenimientos teatrales eran una versión relativamente benigna, neófita de lo que se ha convertido en un arte y una ciencia sofisticadas en el arsenal del demonio contra el pueblo de Dios. Escuchemos su declaración; se encuentra en Hogar Cristiano, página 516. “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación… que el entretenimiento teatral.” Ven, queridos amigos, por favor entiendan que no estamos hablando de una entre varias influencias negativas. Existen muchas, pero ésta es única. Ésta es el arma más poderosa en el arsenal del demonio. ¿Qué número es? Uno. Por eso debemos ocuparnos de esto. “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación… que el entretenimiento teatral.” Detengámonos: ¿Qué es la imaginación? Recuerden que el cristiano tiene un deber. Está bajo la obligación de controlar los pensamientos e imaginaciones. {AH 334.4} Recuerden que hemos estudiado eso. ¿Qué es la imaginación? La imaginación es una revisión creativa de imágenes registradas previamente en la mente. ¿Lo entendieron? Quiero repetirlo. ¿Qué es la imaginación? Es una revisión creativa de imágenes registradas previamente en la mente. Vuestras mentes son increíbles bancos de datos. Todo lo que ponemos en la mente a través de los sentidos, se registra allí en forma permanente. ¿Qué sucede? Se registra en forma permanente. Pero nosotros no tenemos suficiente energía eléctrica, y por eso no podemos recuperarlo. No tenemos una memoria completa, pero está todo allí. Todo allí. Han realizado fascinantes estudios neurológicos, en los cuales colocan un sonda electrónica en la parte de la memoria en el cerebro, y envían un estímulo leve. Y luego es posible recordar cosas sucedidas en un pasado remoto, con todo detalle. Se denomina el flujo de la conciencia. Es como vivirlo de nuevo. Todo está grabajo, está allí; todo está allí. ¿Quién suponen que sabe esto? Satanás. Queridos amigos, él siempre busca envenenar nuestras mentes almacenando allí todo tipo de cosas inapropiadas, basura mundana, en el banco de datos, y envenenar así nuestra imaginación, profanarla. Oh, ¡qué no haría, qué no daría por poder ir allí dentro y borrar algunas de esas cintas! Pero no puedo. Está grabado en forma permanente. Y no sé si les sucede a ustedes, pero algunas veces el enemigo puede tentarme a partir de mi memoria, y solo de mi memoria. ¿Les ha sucedido? Puede suceder en los lugares más inesperados y en los momentos más inesperados. Uno puede estar en la iglesia y de repente surge una imagen de la memoria, y uno es atraído y atrapado. {St 1:14} Oh, ¡lo que haría por borrar algunas de esas cintas! Pero no puedo, está grabado en forma permanente. Pero, alabado sea Dios, lo que puedo hacer, y por el amor a Cristo, lo que estoy aprendiendo a hacer más instantánea y consistentemente es decir, en el primer momento en que la imagen surge en la pantalla de la conciencia, en mi vida mental: “No, elijo a Cristo.” Nadie en este lugar sabe cuántas veces necesita este hombre hacer eso debido a haber cooperado con el enemigo durante tantos años en almacenar basura en su mente. Estoy siendo muy honesto con ustedes, y franco. Estoy exponiendo mi situación, pero algunos de ustedes pueden sentirse identificados. Queridos amigos, escuchen: ¿Quién es responsable de cómo se programa el banco de datos en las vidas de nuestros niños antes de que sean suficientemente adultos y sabios para tomar buenas decisiones? ¿Quién es responsable? Los padres, nosotros. Me estremezco por los padres que, en el Día del Juicio, descubrirán que sus hijos no son aptos para ser ciudadanos del Reino porque los han criado en frente de la televisión, porque era una niñera tan buena y conveniente. Hermanos, hermanas, el tipo de basura que es supuestamente para niños en estos días es horrenda. Los dibujos animalos son abiertamente demoníacos y horriblemente violentos. Dibujos animados, ¡para los niños! Y el enemigo está preparando a una generación que estará absolutamente desprovista de todo vestigio de compasión; que estará lista para salir y cazar a sus compañeros humanos como si fueran animales y a matarlos sin siguiera un atisbo de remordimiento. Sabemos por la profecía que eso es lo que va a suceder. {Apoc 6:11; 5T 451.2} El demonio debe hace cosas graves sobre la psiquis humana antes de que tenga personas en posición de hacer esto. Pensemos, en la primera guerra mundial, tenían que trabajar duro para conseguir que nuestros jóvenes consideraran la posibilidad de disparar a otro. Sentían una aversión natural, como todo ser humano que tiene vestigios de la imagen de Dios debe tener; es una aversión natural. Entonces, ¿qué debieron hacer? Debieron entrenarlos y entrenarlos para conseguir que pensaran en apretar un gatillo y en verdad acabar con otra vida humana. En la segunda guerra mundial fue mucho más fácil; algunas cosas habían cambiado. Pero fue aún difícil. Luego vino Vietnam y fue más sencillo. Desarrollaron estos juegos de computadora donde en verdad se dispara a personas en una realidad virtual. Saben, hablé con uno de los hombres que es un sargento retirado y trabajó en el entrenamiento de hombres. Me dijo, “¿Sabes Steve?, los juegos de computadora que tenemos ahora son mucho más gráficos y violentos y realistas que lo que teníamos para entrenar a los soldados a ir a matar al enemigo. Y ahora, ¿es difícil conseguir que los hombres vayan, tomen un arma y maten a alguien? No, ansían hacerlo. En verdad son mercenarios que recorren el mundo buscando algún ejército para unirse e ir a matar a alguien. ¿Ven lo que el enemigo ha hecho a la naturaleza humana, a través de estos medios? Practicamente todos los juegos de computadora están obsesionados con la destrucción y la violencia, con causar dolor y sufrimiento. Y cuanto más gráfico es el retrato del sufrimiento, más popular es el juego. Si consiguen sangre y partes humanas desparramas por todas partes, venderán millones. Nos hemos vuelto satánicos en carácter por este proceso gradual de entrenamiento, y comienza con Johnny enfrente de la televisión viendo dibujos animados. Si piensan que estoy exagerando, por favor vuelvan a considerarlo. Están enterrando la cabeza en la arena si no notan lo que está sucediendo. Es muy atemorizante. Lo que me enoja y creo que es justa indignación, es que los productores de este tipo de basura tienen el coraje de decir que no tienen una influencia negativa sobre quienes miran. Que no afecta el comportamiento. Y luego, luego, se dan vuelta hablan con el fabricante y dicen, “Eh, escucha, te daremos cinco segundos para incluir un aviso en este programa y así puedes afectar el comportamiento de todos; en cinco segundos, con tu aviso, consigues que compren tu producto.” Y luego tienen el coraje de decirnos que el resto de todo el programa no afecta el comportamiento de nadie. Es un poco inconsistente, ¿no es verdad? ¿Qué tan estúpidos piensan que somos? ¿Qué tan estúpidos somos? Queridos amigos, hace un tiempo note cuando conducía frente al patio de una escuela elemental, que todos pateaban a otros, todos se pateaban. Y había médicos tratando de reparar rodillas heridas. Me pregunté qué estaba sucediendo. Y descubrí que “Las Tortugas Ninja” eran un gran éxito, y, claro, las tortugas ninja patean. Esto tiene una influencia directa, radical sobre el comportamiento, especialmente el comportamiento de los niños. Pero no crean que no afecta vuestro comportamiento. Amigos, Hogar Cristiano, página 408: “Ésta es una época en que la corrupción florece en todas partes. La lujuria de los ojos y las pasiones corruptas despiertan por contemplar y por leer. El corazón se corrompe a través de la imaginación.” “El corazón se corrompe a través de” ¿qué? “…la imaginación.” ¿Qué leímos recién? “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación… que el entretenimiento teatral.” ¿Están relacionando ambas cosas? “El corazón se corrompe a través de la imaginación. La mente se complace contemplando escenas que despiertan pasiones más bajas y burdas. Estas imágenes viles, vistas a través de la imaginación profanada, corrompen la moral y alientan a seres engañados y encaprichados a liberar las pasiones lujuriosas. Siguen pecados y crímenes que reducen a seres formados a imagen de Dios a niveles iguales que bestias, hundiéndolos finalmente en la perdición.” Es una fuerte declaración, pero no es exagerada. En absoluto. El comportamiento criminal increíblemente violento que se manifiesta en la sociedad de hoy es el resultado directo de tener mentes programadas a través de la televisión, videos y películas. El resultado directo. Lo segundo que hace el entretenimiento teatral: Hogar Cristiano, otra vez en la página 516: “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación, para destruir las impresiones religiosas… que el entretenimiento teatral. Impresiones religiosas, ¿qué son las impresiones religiosas? Recuerdan nuestro estudio de palabras, “khar-ak-tare”? {L08, p. 8} Esa es la impresión que se hace sobre nuestras mentes debido a, y como resultado directo de, nuestros patrones habituales de pensamientos y sentimientos. ¿Siguen esto? ¿Qué es lo que Cristo, a través del plan de salvación, por Su espíritu, busca grabar en nuestras mentes? El espíritu y la ley del amor. No es esa la promesa del Nuevo Testamento? Hebreos 8:10, “Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: pondré Mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a Mí por pueblo.” Pero amigos, la forma más eficaz que ha urdido el demonio para borrar el grabado de la ley de Dios sobre las tablas de carne de nuestros corazones es el entretenimiento teatral. “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para destruir las impresiones religiosas… que el entretenimiento teatral.” Ninguna, es la número uno. Si se exponen a este tipo de dieta de la mente, están recibiendo una influencia negativa y poderosa que se graba en la mente. Mensajes a los Jóvenes, página 144: “‘Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.’ {Prov 23:7} …Nuestros pensamientos deben ser estrictamente cuidados; ya que un pensamiento impuro crea una profunda impresión en el alma. Un pensamiento malvado deja una impresión malvada en la mente.” Queridos amigos, el tipo de material que aparece sobre estas pantallas, ¿tiende a alentar pensamientos malvados? Saben que sí. Saben que sí. Y solo un pensamiento impuro deja una profunda impresión. Existe otra preocupación. Hogar Cristiano, página 516 otra vez: “No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación, para destruir las impresiones religiosas , y para deslucir el deleite de los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la vida que el entretenimiento teatral.” “…deslucir el deleite de los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la vida que el entretenimiento teatral.” ¿Han notado cuán rápido las generaciones jóvenes se aburren en estos tiempos? ¿Qué tan rápido están listas para pronunciar el veredicto, “Esto es aburrido.”? ¿Por qué es tan aburrido? Porque comparado con las cosas increíblemente excitantes y estimulantes que han estado dando a sus mentes frente a esas pantallas, sí, la vida real es chata y aburrida. Amigos, si ofrecemos a nuestro paladar mental este tipo de alimento mental muy sazonado, muy estimulante, ¿qué posibilidad existe de que realmente deseemos el simple, sólido Pan de Vida, la Palabra de Dios? ¿Qué posibilidad hay? Vamos, díganme, ¿qué posibilidad? No hay ninguna, ¡ninguna! Justo aquí está la razón por la que, como pueblo ya no somos los estudiantes de la Palabra que alguna vez fuimos. {Amén} ¿Admitirán esto conmigo? {Amén} Hemos estimulado tanto nuestro paladar mental con todos estos tipos de alimento canal que no tenemos ningún apetito o sed por la Palabra de Dios. Como mucho, apretamos los dientes y nos obligamos, en 15 minutos en la mañana, a tragar algo de alimento espiritual; porque es nuestro deber. Pero no lo disfrutamos y no nos nutre. Queridos amigos, si nosotros como pueblo alguna vez vamos a estar listos para la venida de Cristo, si nosotros como pueblo vamos a ser capaces de ayudar a otros a prepararse, mientras tanto, para la venida de Cristo, debemos sacar al altar de Satanás de nuestras salas y reemplazarlo con el altar de Dios. {Amén} Debemos hacer esto. No podemos alimentarnos con este tipo de dieta de la mente y tener alguna esperanza de realmente crecer en semejanza de carácter, en la semejanza de carácter de Cristo. Ninguna esperanza. Por favor sepan esto. Educación Cristiana, página 185, “…muchos no tienen una comprensión inteligente de la verdad como es en Jesús.” ¿Por qué? “La mente está en un banquete de relatos sensacionales.” Queridos amigos, ella escribía esto cuando era solo blanco y negro sobre una página. El efecto es mucho más fuerte si es multicolor y producido por Hollywood. Es mucho más sensacional y estimulante. “La mente está en un banquete de relatos sensacionales. Ellos viven en un mundo irreal y no son adecuados para los deberes prácticos de la vida. Son inquietos o ensoñados, y son incapaces de conversar, salvo sobre los temas más comunes. Las facultades más nobles, aquellas adaptadas a propósitos superiores, han sido degradadas a la contemplación de temas triviales, o peor que triviales, hasta que su poseedor se siente satisfecho de dichos temas, y apenas tiene poder para alcanzar algo superior. El pensamiento y la conversación religiosos se han vuelto desagradables. El alimento mental por el cual ha desarrollado un gusto, es contaminante en sus efectos, y lleva a pensamientos impuros y sensuales. He sentido sincera lástima por estas almas al considerar cuánto están perdiendo al dejar pasar oportunidades de obtener conocimiento de Cristo, en quien se centran nuestras esperanzas de vida eterna. Cuánto tiempo precioso se desperdicia, en el cual podrían estar estudiando el Patrón de verdadera bondad.” Queridos amigos, incluso si la influencia de la programación de la televisión fuera completamente neutral, y no lo es, pero incluso si fuera completamente neutral, insistiría en que aun sería una maldición simplemente a causa del tiempo en que nos aleja de la contemplación de Cristo. ¿Sabén lo que creo con todo mi corazón? Creo con todo mi corazón que si nosotros como pueblo hubiéramos pasado tanto tiempo contemplando a Cristo al estudiar Su vida como se expresa en las Escrituras, como pasamos frente a esas pantallas, habríamos estado en el Reino hace mucho tiempo. {Amén} Habríamos estado en el Reino hace mucho tiempo. ¿Cuánto tiempo retrasaremos el regreso del Señor? Quiero que se hagan honestamente esta pregunta. Hogar Cristiano, página 416. Honestamente. “…reflexionen acerca de la influencia que los relatos excitantes tiene sobre la mente. Pueden, luego de tales lecturas,” de mirar, en este caso, “abrir la Palabra de Dios y leer las Obras de su vida con interés?” ¿Pueden? No. “No encuentran poco interesante al libro de Dios? El encanto de la historia de amor está en la mente, destruyendo su tono saludable y haciendo que sea imposible fijar la mente en las verdades importantes y solemnes que se refieren a su interés eterno. Usted… peca contra Dios al usar así el tiempo que debe usarse en Su devoción. …Tengo un mensaje para usted. Está ahora decidiendo su destino futuro, y la construcción de su carácter es del tipo que lo excluirá del Paraíso de Dios.” Queridos amigos, esto es directo, lo sé, y puedo ofenderlos. Pero debo decirlo como es. Determinamos nuestro destino con lo que elegimos ofrecer a la mente. Si decidimos alimentar nuestras mentes con basura carnal, estamos eligiendo no estar preparados para cuando venga Cristo. Les advertí que me agito y me angustio cuando hablo acerca de esto, amigos, pero lo hago porque amo a esta iglesia y deseo tanto que se eleve y brille {Is 60:1}, para que podamos concluir el trabajo y Cristo pueda venir. Pero nunca vamos a hacerlo si seguimos contemplando a este mundo y a las cosas de este mundo. Nunca lo haremos. Debemos ser lunas llenas, pero la única forma en que podemos serlo es reflejando la luz del sol, y hemos permitido que el mundo eclipse totalmente la luz del sol. Como resultado estamos en la oscuridad con el mundo. Dios nos ayude. ¿Decimos “amén”? {Amén} No solo no estamos reflejando ninguna luz, sino, escuchan esto y por favor estén advertidos. Al contemplar la oscuridad moral que aparece en estas pantallas, nos volveremos finalmente ciegos a la luz. 1 Juan 2:11, “…las tiniebras le han cegado los ojos.” Recuerdo un estudio, fascinante, que se hizo sobre la vida animal en una caverna oscura que no tenía ninguna luz. Había lagartijas en la caverna. Sus compañeras, en lo alto, correteaban viendo todo, pero las que habían estado en la oscuridad donde no había luz, eran totalmente ciegas, no podían ver nada. Queridos amigos, hay muchísima oscuridad que llega por esas pantallas, y su ustedes y yo exponemos el ojo de nuestra mente a la oscuridad, seremos finalmente incapaces aun de ver la hermosa luz que brilla en la cara de Cristo. Por favor sepan esto. Él vino a revelar la luz de la gloria de Dios en Su rostro, pero si volvemos los ojos hacia las cosas de este mundo, el rostro de Cristo se volverá más y más tenue hasta que no veamos ninguna luz, no podremos. Y ese es un estado sin esperanza. El Discurso Maestro de Jesucristo, página 92: “La misma ley rige en el mundo espiritual que en el mundo natural. Aquel que habita en la oscuridad perderá finalmente el poder de la visión. Está encerrado por una oscuridad mayor que la medianoche; y para él la luna más brillante no lleva nada de luz. ‘…anda en tinieblas y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.’ 1 Juan 2:11 Por apreciar persistentemente la maldad, desatendiendo voluntariamente los llamados del amor divino, el pecador pierde el amor por lo bueno, el deseo de Dios, la capacidad misma de recibir la luz del cielo. La invitación de la piedad aún está llena de amor, la luz brilla con tanto brillo como cuando por primera vez iluminó su alma; pero la voz encuentra oídos sordos, la luz ojos ciegos.” Es una condición amenazante en la que colocarse, amigos. Es una condición sin esperanza. La luz aún brilla, pero somos totalmente ciegos a ella, totalmente ciegos a ella. Existe otra cosa acerca de la cual debo advertirles con respecto a alimentarse de estas pantallas. Cuanto más lo hagan, más lo desearán, hasta que se vuelvan absolutamente adictos a ello. Hogar Cristiano, página 516 otra vez: ” No existe influencia más poderosa en nuestra tierra para envenenar la imaginación, para destruir las impresiones religiosas, y para deslucir el deleite de los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la vida que el entretenimiento teatral. El amor por estas escenas aumenta en cada ocasión como el deseo por bebidas que intoxican se fortalece con su uso.” Sé que eso es cierto por mi experiencia personal. Yo era adicto, igual de adicto a la televisión, videos y películas como cualquier alcohólico a la botella. Agradezco a Dios que me liberó de esa adicción, y ahora soy adicto a Cristo y al estudio de Su Palabra. Amigos, existen otras cosas que la televisión causa que debo ver con ustedes. No existe forma más efectiva de volvernos pasivos y faltos de respuesta a las necesidades humanas que estos medios. ¿Cómo lo hace? Pensémoslo juntos. Dios nos dió ojos para ver las necesidades humanas, normalmente en un contexto en el que podríamos ir y hacer algo por responder. ¿Correcto? Pero la televisión es una exposición artificial a la necesidad humana. Es en un contexto en el cual uno no puede hacer nada para responder. Entonces ¿qué nos entrenamos para hacer? Ver la necesidad humana y no responder. Incluso las noticias pueden hacer esto. Vemos las personas en Biafra muriendo de hambre, mientras llenamos nuestras bocas con maíz inflado. Y nos entrenamos no solo para no hacer nada, sino también para sentirnos cómodos no haciendo nada. ¿Cuál es el resultado? Lo leen en los diarios: crímenes horrendos cometidos a la luz del día, pobres víctimas que sufren de terribles abusos con todo tipo de personas paradas alrededor mirando y nadie hace nada para ayudar a la víctima. Y uno se pregunta, “¿Cómo pueden quedarse ahí y mirar?” Respuesta: Lo han estado haciendo una y otra vez, cada tarde en sus salas, mirando el sufrimiento de las víctimas. Y no solo se han llevado hasta una condición en la cual no tienen absolutamente ninguna tendencia de ir a ayudar, también se han llevado a una condición en la que tienen un placer enfermizo, sucedáneo, a partir del sufrimiento de la víctima. Y si creen que esto es ir demasiado lejos, considérenlo nuevamente. ¿Por qué creen que las personas pagar para ir a mirar las imágenes más gráficas del sufrimiento humano si no les gusta? ¿Ven qué tan satánicos Satanás nos ha hecho en carácter a través de estos medios? ¿Lo ven? Queridos amigos, si nos sentamos frente a estas pantallas, estamos cooperando con él en el desarrollo de una semejanza de carácter satánica. Deben saber esto. ¡Por favor sepan esto! No se engañen a ustedes mismo en esto. Deben tomar una decisión; les estoy diciendo la verdad. Y Su Espíritu es testigo para vuestro espíritu de que lo que escuchan es cierto. {Amén} Nadie aquí puede discutir racionalmente acerca de las cosas que hemos compartido. Nadie. Y deben tomar decisiones en base a esto. Deben tomar decisiones; nadie lo hará por ustedes. Deben tomar decisiones por ustedes mismos. En cuanto a este hombre y su hogar {Jos 24:15}, no me atrevo a tener televisión en mi casa. Considérenlo radical, fanático, o como quieran. Así es como debe ser; no confío en mí mismo con ella. Debo admitir que vengo de una adicción. Pregúntenle a cualquier alcohólico, estaría loco si colocara una barra en su sala y la llenara. ¿No es asi? Entonces yo no tengo. Aunque sé de algunas personas que tienen un televisor y solo miran cosas realmente valiosas. Y las hay, voy a admitir que hay algunas pocas cosas que vale la pena mirar, algunas pocas cosas que valen la pena. Pero para este hombre, no vale la pena tener alrededor una tentación constante solo en consideración de esas pocas cosas que valen la pena. No vale la pena. E incluso con respecto a las mejores cosas, Siempre puedo hacer algo mejor con mi tiempo que mirar eso. Algunos dirán, “Bueno, ¿qué con respecto a 3ABN y el canal Esperanza?” Está muy bien. ¿Eso es lo único que miran? Si es así, agradezcan a Dios, pero tengan cuidado. Asegúrense de no recibir todo su alimento espiritual de segunda mano. No se conformen con solo recibirlo de otros; abran ustedes el Libro. Lo mejor que otros pueden hacer es ofrecer su entendimiento, y eso puede ayudarlos en su propio estudio personal. Es muy fácil para nosotros ser vagos aun en nuestra experiencia cristiana, y recibir papillas en la boca, de estas estaciones de televisión cristianas. Presten atención a esta trampa. Amigos, quiero desafiarlos, por su bien, y por el bien de Cristo, a que piensen seriamente en estas cosas, y tomen decisiones. Podríamos también discutir sobre la base de las facultades psicológicas y mentales contra la televisión. Existen psiquiatras que han realizado estudios fascinantes y han concluido que mirar la televisión es probablemente la forma más efectiva de convertirse, en un pensador chato y no analítico. ¿Por qué? Porque están recibiendo tanta información tan rápido, que se ven obligados a aceptarla sin hacer ningún análisis de ella. En realidad, el demonio sabe esto muy bien. Adora traspasar todas nuestras guardias y defensas racionales con solo verter información tan rápido que va directo allí, al centro de nuestro ser y se graba en forma permanente. He llegado a una situación y esto es a partir de mi experiencia en clase, en la cual puedo mirar a mis estudiantes y determinar quiénes son los que miran mucha televisión, solo por el aspecto de sus rostros. Esa mirada de televisión, que mira fijo, pero es obvio no está sucediendo ninguna actividad cognitiva Otra cosa que hace es que promueve increíblemente el olvido. ¿Por qué? Bien, tenemos toda esta información y sin embargo debemos sentarnos y mirar otro programa. Entonces, ¿qué debemos hacer con esa enorme cantidad de información? Debemos tratar de olvidarla, para poder recibir todo lo nuevo. Queridos amigos, por eso es que muchos de nosotros podemos sentarnos y oir un sermón o una lectura, salir por la puerta y olvidarlo. Por favor, por favor, ¡piensen en lo que están haciendo! Y tomen las decisiones correctas. Necesitamos la renovación como pueblo. {LDE 189.1} ¿Decimos “amén”? {Amén} ¿Cómo la lograremos? “Quita mis ojos de contemplar cosas sin valor, y revíveme en Tu camino.” {Sal 119:37} ¿Por qué somos tan tibios? Les diré. Bible Commentary, Tomo 6, página 1097: “Cristianos declarados se mantienen demasiado cerca de las zonas bajas de la tierra. Sus ojos están entrenados para ver solo cosas vulgares, y sus mentes habitan en las cosas que sus ojos contemplan. Sus experiencias religiosas a menudo son huecas y poco satisfactorias, y sus palabras son livianas y sin valor. ¿Cómo pueden aquellos reflejar la imagen de Cristo? ¿Cómo pueden emitir los rayos de luz del Hijo de la Justicia a todos los lugares oscuros de la tierra? Ser un cristiano es ser semejante a Cristo”. ¿Decimos “amén”? {Amén} Queridos tibios Laodiceanos debemos elevarnos y brillar {Is 60:1} pero para hacerlo, debemos contemplar la gloria del Señor. {ST, Mar 4, 1897 par. 16} ¿Amén? {Amén} Debemos retirar nuestros ojos de todas estas otras cosas que el demonio ha diseñado para distraer nuestra atención de donde debería estar, y debemos volver nuestros ojos a Cristo. {Amén} El título de nuestro próximo estudio, y deben regresar mañana por la mañana, es “Puestos los Ojos en Jesús.” {Heb 12:2} {Amén} ¿Nos paramos para orar? Padre nuestro que estás en los cielos, por favor, condénanos, convéncenos y conviértenos si necesitamos ser condenados, convencidos y convertidos en este tema. Por favor, Señor, en nombre de Cristo y en nuestro nombre, para que podamos dejar de cooperar con Satanás en el desarrollo de un carácter satánico y aprendamos a cooperar con el Espíritu Santo en el desarrollo de un carácter semejante al de Cristo. Que quitemos nuestros ojos de todas las cosas malvadas y sin valor y fijemos nuestros ojos en Jesús. 01:Es mi oración en Su nombre. Amén. 01:Dios los bendiga, amigos; muchas gracias.

Si usted desea, usted puede enrollar la traducción y leerla mientras que mira el video. Si usted interrumpe su estudio en cierto minuto y si usted perdió su lugar en la traducción, puesto simplemente en CTRL-F (APPLE-F) pocas palabras usted acaba de escuchar. La búsqueda le traerá exactamente allí, enseguida.

Email, Print, Bookmark, or Share
  •  
  •   
  •  
  •  
  •  
0

Your Cart